salud energia medicina remedios curar enfermedades

Saludables

Consejos para estar más sano

Aprende a meditar mientras sales a correr

¿Buscas una actividad que te brinde un poco más de serenidad en tu vida? Muchos expertos apuntan directamente al yoga como práctica de meditación, señalándolo como la actividad más importante para alcanzar calma en nuestros cuerpos y mentes. Pero éste no es el único camino a un estado de bienaventuranza.

Lo creas o no, incluso puedes meditar en movimiento. De hecho, el ritmo y la disciplina de correr ofrecen un espacio ideal para que tu mente logre conectar plenamente con tu cuerpo.

Paso 1. Comienza con algo pequeño

Si eres nuevo en la meditación sobre la marcha, no esperes correr un maratón o alcanzar la iluminación en tu primera salida. Elige una ruta libre de obstáculos, con poco tráfico, despega a un ritmo suave (en el que debes ser capaz de mantener una conversación), y un plan para meditar durante no más de cinco minutos. Puedes construir y corroborar a partir de ahí como tu resistencia mental y física mejora.

meditar mientras corresPaso 2. Fija tu mirada

Mantén tu cabeza en una posición relajada y permite que tus ojos se depositen en el camino de tres a cuatro pasos por delante de ti. Debes ser capaz de ver lo que está delante de ti sin ser distraído por todos los lugares de interés que están a tu alrededor. También es una buena idea elegir una locación para correr alejada de estímulos que puedan interrumpir tus pensamientos.

Paso 3. Concéntrate en tu respiración

Procura hacer coincidir tus pisadas con el ritmo de tu respiración, apuntar a tres pasos con cada inhalación y dos para cada exhalación. A medida que tomes este ritmo, observa el espacio entre la inhalación y la exhalación. Entrena tu mente para ir a ese espacio, donde el tiempo parece detenerse por un momento.

Paso 4. Deja que los pensamientos fluyan

Concéntrate en tu respiración y vacía tu mente, permitiendo que los pensamientos molestos pasen de largo sin prestarles atención. No te desanimes si tu mente se distrae o viaja a los deberes u obligaciones en el trabajo, o notas un lindo par de pantalones cortos por delante en tu camino. Al igual que la meditación que puedes realizar estando sentado, la meditación mientras corremos requiere de práctica para dominarla por completo. Sé amable contigo mismo, y cuando te distraigas, céntrate en la respiración y vuelve a intentarlo.

Paso 5. Terminar con una sonrisa

Felicítate por esa intención de mejorar tu salud y bienestar. Al final, lo menos importante es cuán lejos corras, o cuánto tiempo de meditación en un día puedes lograr. el simple hecho de estar intentando cambiar y mejorar es un logro.