salud energia medicina remedios curar enfermedades

Saludables

Consejos para estar más sano

Dolor de rodilla después de correr

Si hace poco has comenzado a correr, seguramente notaras ciertos dolores en las rodillas sobre todo, las personas que no están acostumbradas a correr o que están comenzando a correr por deporte es normal que sientan estos dolores debido a que evidentemente su cuerpo no esta acostumbrado a tal actividad o incluso por que la están realizado de una manera que no seria la correcta. Hay ciertos dolores que debes dejar pasar y con el tiempo no te molestaran más, pero hay con otros que debes tener bastante cuidado.

Siempre lo más recomendable es que primero que nada comencemos a correr de una forma muy progresiva y no nos presionemos de más, además de que evidentemente si contamos con el equipo adecuado para hacerlo, las posibilidades de sufrir estos dolores son prácticamente nulos. Aunque hay que tener un poco de conciencia e intentar darse cuenta que seria un dolor pasajero y que seria ya algo un poco más grave.

Dolor de rodilla al correr

Tengamos en cuenta que no es lo mismo andar caminando que corriendo ya que el patrón de movimiento es diferente y la linealidad también, luego de varios impactos puede suceder que los ligamentos laterales se pueden resentir y empezamos a sentir cierto dolor al correr, lo recomendable en este caso, parar de correr y comenzar a caminar, ya que si seguimos podríamos terminar teniendo una lesión grave. Por lo tanto recomendamos tomarse unos días de descanso hasta que el dolor desaparezca.

Si bien es el más peligroso de todos cuando comenzamos a correr, te voy a mencionar dos más que son bastante comunes a la hora de correr.

Agujetas

El dolor más común que podría agarrarte es el de las agujetas que vienen después de correr, esto es gracias a la cantidad de fibras musculares que comienzan a sufrir gracias al hecho de que no están acostumbradas a la actividad y por lo tanto ocasionan pinchazos que son generalmente algo incómodos. Generalmente aparecen al día siguiente y lo recomendable es no parar la actividad ya que no es un dolor peligroso.

Lo mejor que se podría hacer para evitar este dolor es intentar mantener controlada no solo la intensidad si no también la duración de las primeras veces que comenzamos a entrenar, lo ideal seria que no estemos más de 30 minutos corriendo de una forma bastante suave y sin fatigarnos.

Los tobillos

Hay que tener en cuenta que los tobillos son los encargados de aguantarse todo el impacto y generalmente terminan cediendo hasta dentro que seria pronación o hacia afuera que seria supinación. Esto por que los ligamentos en cuestión no están acostumbrados a esta actividad, a los impactos, por ende antes de comenzar a correr te recomendamos calentar bien.