salud energia medicina remedios curar enfermedades

Saludables

Consejos para estar más sano

La relación de la alegría con la belleza

Ser alegre mejora la piel

A contrario de lo que podría parecer, ya que el reírnos estiramos la piel, la risa es un componente fundamental en la belleza de la persona. Esto es así debido a que la alegría elimina el estrés, el cual es oxidativo y genera que la piel envejezca rápidamente. Es por esto que al reírnos estamos, de una forma u otra, liberando a nuestro cuerpo de todo aquello que lo comprime, que lo mantiene atado. La risa es una excelente amiga de las antiinflamatorias, las cuales son capaces de bloquear el estrés.

Por otro lado, el estiramiento que se produce en el momento de la risa posibilita que la piel gane en elasticidad, mostrándose reluciente y con excelente aspecto.  Muchas personas pueden considerar, erróneamente, que el movimiento permanente de la cara es el creador de las arrugas y de los síntomas de vejez. Todo esto está muy alejado de la realidad. Lo cierto es que el sentirse bien anímicamente es uno de los componentes vital al momento de evaluar la estética de una persona en el rostro y en muchas otras partes del cuerpo.

La-relación-de-la-alegría-con-la-belleza

Inclusive, los momentos en que una persona se tienta, es decir, aquellos en los que se ríe durante más tiempo, son los que más influyen al momento de retrasar la aparición de líneas marcadas de la expresión y de las detestables arrugas faciales.

Todos sabemos lo que la risa significa. La risa significa que se está disfrutando del momento, que se está cómoda con lo que se vive, etc. Lo que se desconoce es la estrecha relación que tiene la misma con la estética de cada persona. Por eso siempre hay que pensar en positivo, considerar que todo se puede lograr siempre y cuando se lo haga con alegría. De nada sirve amargarse y dejar que el estrés, los nervios y la ansiedad se apoderen de nuestras vidas.

Así que ya saben, a tomarse la vida con calma y con mucha alegría. De esta forma no solo se mejora a nivel social y psíquico, sino también a nivel de imagen y estética. Para terminar con el estrés oxidativo no hay más que alejar aquellas cosas que lo generan y dejar lugar para uno mismo, para el ocio, para las actividades recreativas, la familia y los amigos.