salud energia medicina remedios curar enfermedades

Saludables

Consejos para estar más sano

Necesidades básicas del bebé recién nacido

Lo que un bebe necesita

Existen determinadas necesidades fisiológicas que son esenciales para que el bebe recién nacido pueda adaptarse a la nueva realidad en la que ha pasado a vivir desde su nacimiento, pero existen también en este mismo período, necesidades afectivas que son igualmente básicas y de las cuales es más fácil a veces olvidarse:

Necesidad de proximidad: El neonato tiene la verdadera necesidad de estar lo más cerca posible de la madre, y tener un contacto físico con ella que mitigue los trastornos que le ha causado la salida del útero materno.

Necesidad de estímulos constantes: El recién nacido se orienta por percepciones muy sutiles: calidad de presión, olfato, etc. Si en las primeras semanas de vida no se mantiene una constancia en el ambiente y en el cuidado, queda desconcertado por los cambios con grandes dificultades para la orientación, que constituye la base de partida para el reconocimiento y la diferenciación.

Necesidades de ritmo: Al nacer, el niño ya tiene instaurado un cierto ritmo. Es importante adaptarse a él para favorecer la recuperación del equilibrio. Obligar al lactante a seguir un ritmo diferente equivale a someterle a un sobreesfuerzo que le va a costar enormemente, y que además puede convertirse en un factor desorganizador de su personalidad.

Necesidad de contacto físico y caricias: Por medio del contacto físico y las caricias el niño recibe información del mundo exterior y de su propio cuerpo, y ello lo ayuda a formarse una imagen de sí mismo y a conocer la frontera entre él y el mundo exterior. En el terreno estrictamente fisiológico, además, se cree que la caricia es un estímulo que contribuye a la maduración del sistema nervioso.

Necesidad de satisfacción inmediata: El recién nacido siente hambre, frío, soledad, sensaciones que no dispone de medios para satisfacer y que le resultan insoportables. Hasta que no ha pasado por un aprendizaje, no puede vivir la sensación de displacer como algo pasajero. Es un error, por tanto, pensar que el neonato puede esperar, pues lo único que se consigue es aumentar su nivel de ansiedad, lo que no hace más que obstaculizar su maduración. La educación del niño sólo puede iniciarse cuando el bebé ya ha conquistado un cierto grado de autonomía.