Tips para relajarse en un trabajo de estrés

Por diversos motivos un trabajo puede tornarse estresante, desde lo relacionado a los compañeros que nos rodean, la adecuación del espacio, la mala climatización, las constantes órdenes malhumoradas de un jefe, entre otras cosas. Sin embargo, a pesar de que las cosas se vean así de mal, puedes poner de tu parte un poco para generar mejora, o en este caso, mejorar tu bienestar en el desarrollo de un trabajo que suele tornarse estresante.

En esta entrega te traemos una variedad de útiles consejos para que logres relajación no solo en tu espacio de trabajo que consideras estresante, sino también para que lo extrapoles a otras situaciones, por ejemplo en la institución en la que realizas estudios, o inclusive en tu hogar. Recuerda: las cosas pueden mejorar ¡siempre que pongas de tu parte!

5 consejos para lograr relajación

Las posibilidades son inmensas en la cuestión de relajarse, y a continuación, tienes algunas de las más llamativas y que puedes emplear con total facilidad, en pro de mejorar el bienestar personal.

  1. Respira profundamente un par de veces. Cada unos 15 o 20 minutos es recomendable que le des un baño de refrescante oxigeno a tu cerebro a partir de la respiración profunda. Llena totalmente tus pulmones, sostén un instante el aire, y déjalo salir; repite este proceso un par de veces cada cierto lapso como el que te comentamos. Es algo muy sencillo, y que aunque parece ser insignificante, suma a la diferencia.
  2. Estírate cada vez que te sientas agarrotado. Ciertamente una de las sensaciones más reconocidas que se generan tras el trabajo arduo en una oficina por ejemplo, es el agarrotamiento de los músculos; te sientes tenso, cansado, y necesitas un alivio inmediato. Esto no solo lo sientes en el trabajo, también por ejemplo cuando realizas los mensajes para la tesis para dedicar y agradecer y pasar amplios lapsos estático en el ordenador. Para este punto estira suavemente y progresivamente grupos de músculos para que logres relajarlos un poco, y devolverles una posición más natural.
  3. Realiza un masaje ocular y de senos paranasales. Se refiere a la sección que se engloba por la zona ocular y los senos paranasales; puedes realizar movimientos suaves a modo de masaje, por supuesto con los parpados cerrados, unos 30 segundos. Vas a notar una gran diferencia con respecto a cómo te sentías momentos previos a realizar el masaje.
  4. Las pausas activas hacen la diferencia. Luego de pasar mucho tiempo en posiciones estáticas o de muy poco movimiento, es recomendable realizar una pausa activa, que infiere en ponerse de pie y realizar ciertos movimientos que activen tu cuerpo, como por ejemplo saltar, trote estático, estiramientos, entre otras cosas.
  5. Afila la sierra de vez en cuando. Es imprescindible conocer que como seres humanos, nos comportamos y sentimos como tales, no somos maquinas; por ello, hay que hacer lo que se denomina “afilar la sierra”, y que consiste en darse ciertos gustos que permitan lograr relajación, por ejemplo dirigiéndose a un centro de spa, realizando algo de natación, en el gimnasio, y así.

Estos consejos fueron ideados con el objetivo de ayudarte a lograr una mejor relajación en tu tormentoso trabajo el cual se encuentra plagado de turbulencias. Recuerda también aplicar lo comentado a tu modo de trabajo, en el que deberías llevar programado un ritmo para laborar el cual busque siempre facilitarte las cosas.

Artículos Relacionados