Usos de las semillas de chía

La famosa chía que también es conocida como salvia hispánica, vendría a ser un cultivo cereal que tiene su origen en México y es considerablemente antiguo ya que esta datado desde la época prehispanica. La chía es el tercero de los alimentos más consumidos, se posiciona por detrás del maíz y del frijol. En la actualidad no únicamente en México sigue siendo principal para cualquier clase de dieta si no que también en una gran cantidad de países de América Central.

La chía se utiliza para una gran cantidad de alimentos, ya que sirve para aumentar la consistencia de los mismos y reducir el valor calórico, de esta forma puede proporcionar una sensación de saciedad mucho mejor.

Gracias entonces a que tiene un porcentaje bastante grande de fibra, esta absorbe bastante agua y por ende da una sensación grande de saciedad y a la vez ayuda a mejorar considerablemente la digestión. Lo que evidentemente genera en uno la disminución del apetito, pero a su vez nos ayuda a eliminar toxinas y residuos que estén en nuestro cuerpo.

Pero la chía también es muy buena para adelgazar, esto es debido a que tiene mucho contenido de ácidos grasos saturados, por lo cual es ideal para el colesterol LDL (que seria el malo) y nos ayuda a mantener controlado el colesterol HDL (que seria el bueno) de esta forma optimiza la grasa corporal que se acumula y a su vez termina transformando a la misma en una fuente de energía importante para nuestro organismo

Para aquellas personas que quieran bajar de peso, es totalmente recomendable agregar las semillas de chía a la dieta que estén realizando, ideal seria que lo utilicemos como un complemente en los yogures sin azúcar, en zumos de frutas, incluso se puede usar como un condimento en las ensaladas o en el puré de patatas.

Por lo tanto el gran mito de que las semillas de chía engordan, no es para nada real, al contrario ya que las calorías por porción son prácticamente insignificantes, pero evidentemente hay que tener en cuenta que como todo, si nos excedemos vamos a ver las consecuencias y no serán precisamente las que esperamos.

Artículos Relacionados